Mad4Wild

Bienvenidos a Mad4Wild

Hola, amigos.

Aquí arrancamos una nueva sección de Mad4Geo, un experimento que si va bien y cuaja, se convertirá en sección habitual.

Nuestras salidas habituales a hacer geocaching muchas veces transcurren por el campo, la montaña o incluso en parques dentro de la ciudad. Y aunque antes de buscar, siempre miramos alrededor a ver si hay muggles en la zona observándonos, no nos damos cuenta que existen otro tipo de muggles tomando nota de todos nuestros pasos: pájaros canturreando en las ramas de los árboles, insectos y reptiles bajo las piedras que removemos, rapaces cicleando los cielos mientras andamos, etc... Hay todo un mundo alrededor de nosotros que normalmente nos pasa desapercibido.

Y ese es el objetivo que persigue esta nueva sección, compaginar el geocaching que nos une a todos con la observación y conocimiento de la vida salvaje que nos rodea. Para ello iremos creando distintos contenidos didácticos y lo mas amenos posible para todas las edades, para poco a poco ir descubriendo juntos ese maravilloso mundo "invisible" que nos rodea. Además, propondremos pequeños retos de distintas dificultades para poner en práctica todo lo aprendido, incluso montar alguna actividad práctica sobre el terreno cuando el covid nos lo permita.

Respetando el medio natural (o la aplicación de la Navaja de Ockham al Geocaching)

loko180, octubre 2022

Uno de los factores más influyentes en la naturaleza en este siglo XXI será el ser humano. Por su elevado número y, para sorpresa de nadie, por sus actividades. Para bien y para mal. Estamos acostumbrados a pensar en nuestro impacto en muchos ámbitos y ya practicamos el reciclaje y la reutilización, la compra de proximidad y de temporada… Pero, a veces, nos olvidamos de que todas nuestras actividades pueden afectar al medio natural, y hoy vamos a pensar en cómo lo afecta nuestra afición, el Geocaching.

Efectos del geocacher en la naturaleza

“Pero si yo sólo hago Geocaching por la ciudad”, te oigo pensar para ti. “Si yo solamente firmo cachés a los que nunca he ido, desde casa”, escucho a otra persona murmurar. Bueno, pues entonces igual este artículo no sea para ti. O sí, porque podemos considerar también los efectos de los buscadores y buscadoras en “el medio natural de la ciudad”. Los parques, los edificios, las señales… Todo puede verse afectado. ¿Por qué, te preguntas? Porque la principal consecuencia del Geocaching, como ya te habrás imaginado, es que transitamos, rebuscamos, movemos y alteramos la zona a la que vamos a buscar. Y eso ocurre en el campo y en zonas urbanas.

Geocachers buscando setas, o micólogos buscando cachés, ¡yo qué sé!

Por ejemplo, ha habido cachés que han tenido que ser archivados porque estaban:

  • Degradando una zona de interés arqueológico.

  • Provocando molestias a especies protegidas.

  • Invadiendo parcelas privadas.

  • Alterando ecosistemas por el incremento en el flujo de visitantes a una zona.

  • Destruyendo construcciones por el rebuscar constante (los muros, ¿qué os han hecho los pobres muros?).

  • Alarmando a los locales.

Y así una larga lista de cuestiones que, con un poquito de cuidado, podrían haberse evitado.

¿Y qué podemos hacer? Pues lo que hacemos en cualquier otro caso, tener un par de dedos de frente. Pero por si acaso, os dejamos unas preguntas y unos consejos para facilitaros la vida.

Cinco preguntas para esconder con cabeza

Nos encanta esconder de forma original. Lo sé. Yo también he pasado por eso. Pero es importante pensar en las consecuencias de dónde y cómo estamos escondiendo. Así que hazte estas preguntas cuando vayas a crear un nuevo caché:

  1. ¿Cumplo las guidelines de Geocaching? En las guidelines se recogen ya algunas indicaciones que protegen al medio ambiente. Léetelas bien antes de elegir donde esconder.

  2. ¿Acceder al escondite puede afectar negativamente a la zona? Si escondes en mitad de unos arbustos y no das unas buenas coordenadas, o si para acceder al caché hay que traer un camión de bomberos a un prado, probablemente el tránsito afecte a la zona. Piensa bien en lo que hay que hacer para alcanzar el escondite.

  3. ¿El listing del caché puede llevar a error? En muchos casos las pistas, la foto spoiler, las coordenadas… puede inducir al buscador a tener que hurgar por todas partes en un área de 5 metros cuadrados. Ahora imagínate a 100 personas haciendo eso mismo. Como una manada de ñus en la sabana, no va a quedar ni una ramita con vida. A veces el misterio y la ambigüedad son contraproducentes.

  4. ¿Soy enemigo de los árboles? Si yo sé que trepar es súper divertido, y los árboles lo mejor para trepar. Pero, ¿a ti te gustaría que te vinieran a trepar personas de entre 50 y 120 kilos cada semana a la chepa? Bueno, pues imagínate que a los árboles igual tampoco. La vegetación sufre con nuestra actividad. Pisamos, rompemos ramas, atravesamos arbustos… Respeta lo verde, por favor.

  5. ¿El SEPRONA estaría contento conmigo si supiera lo que hago? En muchos sitios hay zonas de especial protección y leyes locales que hay que conocer. Infórmate antes de esconder.

Cinco consejos para buscar con cabeza

En este caso podríamos estar dando consejos hasta quedarnos sin aliento, pero se resumen en, cuidado con lo que hacéis al buscar, caramba.

  1. No todos los cachés merecen la pena buscarse. Es duro de leer, pero es verdad, lo siento.

  2. Busca una ruta de acceso fácil en vez de la línea recta. Que no hace falta coleccionar espinas de todos los arbustos que hay entre donde has aparcado y el caché si, andando 100 metros más, llegas por un camino de tierra, vaya.

  3. Mirad un poco antes de tocar. A veces nos lanzamos a removerlo todo directamente. Un poquito de pausa y de usar los ojos.

  4. Cuidado con la fauna. Evita molestar a los animales donde vayas. Nidos, madrigueras… No incordies, particularmente en tiempo de cría.

  5. Consejo para aventureros. Cuando viajes al extranjero, infórmate del medio local antes de ponerte a buscar. El riesgo por animales venenosos no es el mismo aquí que en Sydney.

En resumen

Utilizad la sesera, que para eso la lleváis sobre los hombros. Y ya sabéis, en caso de duda, aplicad el principio de la navaja de Ockham (el escondite más sencillo, probablemente sea el correcto).

Pero entonces, ¿Ockham era barbero? ¿A santo de qué tanta navaja?

¡Feliz Geocaching!

Sonidos de la noche

jmordax, junio 2022

Con la llegada del verano suben las temperaturas y apetece hacer geocaching al atardecer e incluso con noche cerrada provistos de nuestras linternas. Es en ese momento, cuando desaparece el sol por el horizonte, cuando comienzan su jornada las protagonistas de esta nueva entrada de Mad4Wild: las rapaces nocturnas.

Existen pocas especies en la Península Ibérica, y además no todas residen con nosotros todo el año, sino que llegando el final del verano algunas se van a sus cuarteles de invernada en África (por ejemplo, los Autillos).

¿Cuántas crees que son las especies que tenemos entre nosotros? Pues son un total de 8, a saber:

  • Autillo Europeo (Otus scops)

  • Búho o Lechuza Campestre (Asio flammeus)

  • Búho Chico (Asio otus)

  • Búho Real (Bubo bubo)

  • Cárabo Común (Strix aluco)

  • Mochuelo Boreal o Lechuza Tengmalm (Aegolius funereus)

  • Mochuelo Europeo (Athene noctua)

  • Lechuza Común (Tyto alba)

Ojo, que estamos hablando solo de las rapaces nocturnas, porque además de estas, en la Península Ibérica también existen otras aves nocturnas como el Chotacabras Cuellirrojo, Chotacabras Europeo y el Alcaraván.

Las rapaces nocturnas comparten ciertas características comunes con las diurnas como por ejemplo ser carnívoras, poseer unas fuertes garras para atrapar a sus presas y un pico curvo bien afilado para poder desgarrarlas y comer.

Sin embargo, poseen una serie de características propias que las permite sobrevivir de noche como, por ejemplo:

  • Ojos bien grandes: Estos ojos de gran tamaño ayudan a recoger la luz limitada disponible para mejorar su visión.

  • Oído más fino: Además de los ojos más grandes para una mejor visión, otros sentidos, como el oído pueden ser más agudos en las aves nocturnas que en las diurnas. Por ejemplo, los búhos tienen discos faciales que ayudan a mejorar su audición.

  • Patrones muy camuflados: Cuando estas aves se posan durante el día, el plumaje fuertemente camuflado les ayuda a mezclarse con su entorno y a mantenerlos a salvo de los depredadores.

  • Colores de plumaje opaco: Debido a que los colores brillantes son difíciles de ver por la noche, la mayoría de las especies de aves nocturnas carecen de rojo, azul, naranja u otros colores llamativos. En cambio, estas aves tienen un plumaje más apagado con tonos marrones, grises, negros y blancos.

Las aves nocturnas por lo general no son nada sencillas de observar, sin embargo, sí que las podemos escuchar con cierta facilidad. Con tal propósito, desde Mad4Geo se ha organizado un evento a mediados de junio: “Mad4Wild: Sonidos de la noche” para tratar de aprender y escuchar a alguna de ellas.

Con un poco de suerte escucharemos Autillo Europeo, Mochuelo Europeo y Chotacabras Cuellirrojo (aunque este último ya sabemos que no es una rapaz). En esta zona también habita un par de parejas de Búho Real, aunque este es mucho más complicado de oírlo en verano (suele cantar a finales de diciembre y comienzos de enero cuando está en celo). Sin embargo, si podemos intentar mirar con prismáticos hacia los cantiles con la caída del sol, a ver si con suerte descubrimos su silueta en el filo de los cortados. Hace unos años también escuchamos un Cárabo aunque no lo podemos garantizar.

Junto a estas líneas os dejamos la fotografía y canto de alguna de ellas (pulsar sobre la imagen) para ayudaros a identificarlos si con un poco de suerte escucháis alguna.

Por cierto, que de fondo si o si, escuchareis el cri cri de los grillos, el croar de la Rana Común y el Sapo Corredor, y afinando mucho el oído, el suave pitido de los Murciélagos.

Tratar de ir lo máximo posible en silencio para poder disfrutar de los Sonidos de la Noche. ¡Mucha suerte!

Autillo Europeo

Buho Real

Cárabo Común

Mochuelo Europeo

Chotacabras Cuellirrojo

Mi gran pequeña granja

XyF Team, febrero 2022

Con todas las noticias del cambio climático y el calentamiento global parece que nos dirigimos a la destrucción de nuestro planeta Tierra. Parece que no hay esperanza, parece que no podemos revertir la situación, parece que solo creamos destrucción y no vida. Sin embargo, no es así. El ser humano puede ser capaz de crear vida allí donde parece que se había agotado buscando ese equilibrio que la naturaleza ha mantenido durante millones de años. Como muestra de ello está esta película documental llamada “The Biggest Little Farm”. En español traducida como “Mi gran pequeña granja”. Narra la aventura de una pareja estadounidense que deciden dejar sus trabajos para poner en marcha lo que siempre había sido un sueño, tener una granja como la de los libros infantiles llena de diferentes animales. Se encuentra disponible hasta el 31-10-2022 en la web de RTVE.

Merece la pena emplear una hora y media en ver la película documental para constatar que hay alternativas para crear vida, la vida que llena nuestro planeta.

Y si estas cosas parecen que solo ocurren en Estados Unidos o lejos de nuestro país, nada más lejos de la realidad. También en España hay historias cuanto menos iguales. Una de ellas sorprende porque ocurre en una zona tan árida como el sudeste español, que podéis ver en YouTube. También en la página web de la Asociación Alvelal.

Hay más películas documentales muy interesantes. Una a destacar es “Kiss the Ground”, que también se puede ver en Netflix. Y en ella también hay una aportación española. Aunque parezca mentira es, ni más ni menos, que en el desierto de Los Monegros.

Para finalizar destacaría otra película más que a mí me gustó mucho. Es “Mañana” de Cyril Dion y Mélanie Laurent, que también se puede ver en Prime Video.

Espero que os gusten.

¡Precaución al meter la mano!

jmordax, enero 2022

El origen de esta sección no fue mas que el de llamar la atención de todos los geocachers sobre el mundo natural que les rodea cuando realizan esta actividad que tanto nos gusta a todos de buscar y firmar cachés. Da igual si estamos en la ciudad o en el campo, siempre, siempre, habrá unos ojitos observando.

Y aunque la mayoría de las veces serán aves o mamíferos inofensivos, hay un pequeño porcentaje de ocasiones donde corremos un mínimo riesgo de recibir una picadura o mordisco, normalmente nada grave, pero si va bien recordarlo de vez en cuando y ser precavido. Yo mismo me he llevado la picadura de una avispa al meter la mano en un agujero de un cartel informativo, y mover sin saberlo su nido.

¿Y por qué hablamos de este tema precisamente ahora? Porque hace unas semanas recibimos el siguiente registro en uno de nuestros cachés:

En contacto con >fetiche< para entender mejor la situación, nos hizo llegar la siguiente foto:

Un subadulto de Culebra Bastarda de algo mas de un metro de longitud. Todos podríamos pensar en que el caché se encuentra en medio del campo, pero no, se encuentra en un parque urbano rodeado de viviendas y grandes infraestructuras de comunicación. Así que no, no dejes de ser precavido aunque estés en la ciudad.

Por cierto, al igual que este caso >fetiche< con la serpiente o mi picadura de avispa, estamos seguros de que hay mil y una anécdota similares en el grupo. ¿Quieres compartirla con nosotros? ¿Tienes fotos del momento? Comparte tú historia con el grupo.

Conoce la aplicación iNaturalist

XyF Team, diciembre 2021

A mucha gente nos gustan los animales y la naturaleza en general. Pero ver animales es complicado. Especialmente los mamíferos, así que la atención se suele desviar a las aves mucho más accesibles. Finalmente, también te das cuenta de que los árboles y plantas están ahí quietos esperando que los descubras. Sin embargo, muchas veces haces una observación y no sabes qué es, ya sea una planta, un animal o indicios de ellos como huellas, plumas, pelo o heces.

Recuerdo los carteles de aves que había en la Casa de Campo de Madrid donde había dibujos de ellas con el nombre común y creo que también el científico. Eran aves comunes y relativamente frecuentes en la ciudad y sus parques y jardines. En uno de ellos descubrí que ese pajarillo que se veía muy bien corretear por las aceras en invierno era la lavandera blanca. Hoy en día vivimos en la era de la tecnología e Internet que nos puede ayudar, y mucho, a reconocer aquello que observamos en cuanto a plantas y animales. Os vamos a indicar una app que sirve fundamentalmente para dos cosas. Una de ellas, es para saber qué hemos o estamos observando, y la otra es para contribuir a la investigación científica con el granito de arena de nuestras observaciones. Es aquello que se llama ciencia ciudadana donde el público en general y sin ser experto aporta datos, observaciones, análisis, etc., contribuyendo así activamente a la ciencia. El proyecto y la app es iNaturalist: https://www.inaturalist.org/

iNaturalist nació como proyecto de fin de posgrado en 2008 por Nate Agrin, Jessica Kline, y Ken-ichi Ueda en la Universidad de California en Berkeley. Hoy en día es una iniciativa conjunta de la Academia de Ciencias de California y la National Geographic Society. Con iNaturalist puedes registrar tus observaciones y compartirlas con la comunidad. Lo más habitual son fotos, pero también se pueden registrar audios. La ubicación de la observación puede ser pública, aproximada o privada. Y las observaciones tienen diferentes categorías:

  • Desconocido: si no tiene ninguna identificación.

  • Necesita identificación: existe al menos una identificación, pero todavía no se ha validado por dos usuarios o más.

  • Grado de investigación: hay dos o más identificaciones coincidentes para la observación.

  • Casual: son observaciones de seres cultivados o en cautiverio. También son casuales las que no tienen fecha o ubicación.

Existen plataformas locales en diferentes idiomas que forman parte de la red iNaturalist. En España se llama Natusfera, https://spain.inaturalist.org/. Según reza en su web: “Natusfera es el portal en España de la red global de iNaturalist desde el 1 de junio de 2020. Natusfera está gestionada en España por el Nodo Nacional de Información en Biodiversidad, GBIF.ES, y también impulsada por el CREAF. Contacta con nosotros en natusfera@gbif.es

GBIF.ES es el Nodo Nacional de Información en Biodiversidad patrocinado por el Ministerio Español de Ciencia e Innovación y gestionado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).”

Desde aquí animamos a los geocachers amantes de la naturaleza a que se descarguen la app y empiecen a subir y compartir sus observaciones realizadas en sus salidas geocacheras.

Geocaching y cambio climático

Picarax, noviembre 2021

Hola, esto es un intento de crear un artículo sobre el cambio climático y relacionarlo un poco con lo que es el Geocaching. A ver, el geocaching es una actividad de ocio que se practica cuando llegas a un estatus social que te permite hacerlo. Quiero decir, cuando tienes cubierta la pirámide de necesidades. En ese momento se buscan formas de ocio y esta es una de ellas. Por eso es geocaching solo se practica en ciertos países, entre ciertas clases sociales, como por ejemplo la clase media, Supongo que la clase alta tiene otras formas de ocio.

El cambio climático, en primer lugar, y siempre según mi opinión, se debe a que somos muchos en el planeta y lo que antes eran acciones que, llevadas a cabo por unos pocos, el planeta podría absorber y mitigar. Cuando llegó la Revolución Industrial teníamos una capacidad destructiva o capacidad de producción, ahora terrible, y ya éramos suficientes como para que esos efectos empezaran a afectar. Pasamos la etapa industrial y llegamos a una época en la que estamos sobre todo quemando muchos combustibles fósiles, elevando la temperatura del planeta y de nuevo gracias, o por culpa de, la cantidad de seres humanos que poblamos este planeta.

Es algo que tiene impacto en él. En fin, no sé si sería reversible. El caso es que estamos tirando piedras a nuestro propio tejado. El planeta quizá tiene la capacidad de sobreponerse a esto que estamos haciendo, pero afectará sin lugar a duda al ser humano. Estamos poniendo el planeta en una situación que es perniciosa para nosotros mismos, mucho más que para el propio planeta.

Muchos dicen que el geocaching es una forma de ensuciar el mundo, porque vamos dejando cagaditas aquí y allí de plástico. Es cierto, en España hay casi 100 mil caches. Y es cierto, es dejar basura en la naturaleza. Otros dirán que estamos reutilizando los plásticos, los caches,... También es una vana esperanza. Sin embargo, aunque el geocaching, en pro de la reutilización tampoco se nota tanto, si lo comparamos con la cantidad de basura que se deja en el monte, porque sí pues no es ni comparable.

Sin embargo, hay una cosa que a través del geocaching descubrimos y nos duele como seres humanos y como personas preocupadas por el medio ambiente. Y es que precisamente gracias al geocaching damos esos paseos por el monte que nos ponen en contacto con la naturaleza. Hacemos esas rutas, incluso nos ayudan a sociabilizar entre nosotros, que es algo que el ser humano busca porque necesita. Gracias a toda esa actividad en la naturaleza no sensibilizarnos con ella, nos damos cuenta de que es algo precioso que hay que cuidar, además de que nos aterrorizamos ante la cantidad de basura que la gente deja en el monte. Nos enfadamos. Incluso llevamos a acciones a cabo como son los eventos CITO no solo para limpiar el monte, sino para concienciar a la gente, para que la gente vea que se puede hacer algo por el medio ambiente.

Yo creo que ese es el espíritu de geocaching. Es precioso amar la naturaleza de la que estamos rodeados. Cuidarla. Y demostrar a otros y animarlos a que cuiden la naturaleza Sí, ciertamente, un evento en el que cogemos cuatro bolsas de basura no representa nada. Un grupo pequeño de gente en un solo fin de semana puede generar cien veces más residuos que los que podamos limpiar nosotros en un mes. Sin embargo, lo importante es demostrar que sí se puede hacer algo, se puede concienciar a la gente.

Concurso de fotografía de naturaleza Brunete4Geo

13 octubre 2021

El Mega Brunete4Geo 2020+1 ya queda atrás, pero junto con muchos y muy buenos recuerdos, nos quedan también las imágenes presentadas al concurso de fotografía sobre naturaleza. Repartidas en las categorías "Paisaje", "Animales" y "Ecología", se presentaron un total de 100 fotos de una gran calidad que podéis ver en el álbum al que se accede pulsando sobre la foto de esta entrada.

La ”Quitameriendas”, o lo que es lo mismo, el final del verano

jmordax, octubre 2021

Estoy seguro de que muchos geocachers se han dado cuenta en este mes de septiembre de la proliferación de unas florecillas de color morado en el suelo durante esas salidas por las praderas de media montaña.

Se trata de la Colchicum montanum, vulgarmente llamada quitameriendas. Una planta angiosperma (plantas con flor) de la familia Colchicaceae endémica de la Península Ibérica.

Es una de las especies más abundantes en las tierras de pastos y en las rutas usadas por los rebaños. Crece en un amplio rango altitudinal, desde tierra baja (400 mts) hasta el piso alpino inferior (2600 mts). Y quizás lo mas chocante y que llama su atención sea su intenso color morado y la aparente ausencia de tallo, ya que la flor parece nacer directamente del suelo.

Tiene floración otoñal, normalmente en septiembre y de ahí que sea indicador de la llegada del final del verano y entrada del otoño. Y este hecho, es el origen de su peculiar nombre común, la Quitameriendas.

La sabiduría popular afirma que el origen de este curioso nombre se debe a que, antiguamente, los pastores o trabajadores del campo se regían por la luz del sol e incluían sus comidas en la jornada laboral. Así, según se iban haciendo las tardes más cortas porque las horas de luz se iban reduciendo según avanzaba el mes de septiembre se tendía a eliminar una de las comidas del día, generalmente la merienda, ya que se adelantaba la cena.

Además de ‘quitameriendas’, en la provincia salmantina estas flores también son conocidas como lirios de otoño, aunque su nombre popular depende del lugar en el que brotan. Por ejemplo, ‘merendera’ o ‘alzameriendas’ son términos empleados en otras provincias castellano y leonesas, ‘escusameriendas' en Aragón, ‘merendeira’ en Galicia o 'espachapastores' en La Rioja.

Acónito... bonita, pero solo para las fotos

Alice - tommi80, septiembre 2021

¡Hola, geocachers!

Hoy toca una entrada "Wild" que puede ser de ayuda si os vais a buscar cachés por algunas montañas. Os presentamos el acónito... Una planta con una flor muy bonita de tono violeta, pero os recomendamos no acercaros a ella (¡aunque esconda un caché!). En efecto ¡es una flor muy venenosa! Nosotros la encontramos en los Pirineos y según la guía local que nos la enseñó no se sabe exactamente las dosis que hacen falta para ser mortal pero las leyendas dicen que Cleopatra la usaba para matar a sus enemigos... Así que nosotros por si acaso le hicimos fotos ¡pero de lejos! Y menos mal porque luego leyendo artículos no enteramos que solo por tocarla se te pueden quedar anestesiadas las partes con las que la has tocado... ¡Vaya susto nos hubiéramos dado! Es que esa flor es venenosa no solo ingiriéndola pero también solo tocándola con la piel; tanto su flor como sus hojas y más aún sus raíces son peligrosas.

Las leyendas locales (estábamos en el Val d'Aran) también cuentan que algunas mujeres rocían la ropa de sus maridos con esa flor, para deshacerse de ellos... Es una leyenda pero quién sabe...

No somos expertos pero queríamos compartir esa información que puede ser útil si hacéis geocaching en montañas (crece entre 1500 y 2500 metros de altitud), os dejamos unos enlaces aquí por si queréis saber más:

Una ayudita para los paseos por el cielo

jmordax, julio 2021

Como suele ocurrir siempre, esa navaja multiusos que llevamos en las salidas geocacheras llamada móvil, al igual que nos ayudaba a identificar aves ahora nos ayuda también a localizar e identificar, estrellas y planetas en el cielo. Y lo hace a través de apps de realidad aumentada.

¿Qué es la realidad aumentada? Es la tecnología por la cual, una app enriquece la visión del mundo real con información adicional cuando se observa a través del móvil. Un ejemplo típico son apps de historia, que cuando estás en un lugar histórico, al mirar a través de la pantalla del móvil te muestra cómo era esa ubicación en el pasado permitiéndote hacerte una idea de las construcciones, el estilo de visa, la orografía, etc.

En nuestro caso, lo que hacen es mostrarnos el cielo en ese preciso momento en el lugar que nos encontramos independientemente de que haya sol o no, contaminación lumínica o no, de que haya obstáculos que impidan la visión o no, etc… Todo lo que tendremos que hacer es arrancar la aplicación y una vez detecte la ubicación mirando a través de la pantalla del móvil veremos todas las estrellas y planetas con sus nombres en la posición exacta en la que se encuentran en ese momento.

La funcionalidad mas obvia y que solemos utilizar es la de identificar algo que vemos y no sabemos qué es, o directamente preguntarle y que nos guíe con flechas hacia dónde debemos mirar para ver algo en particular.

Existen multitud de aplicaciones, pero una de las mas extendidas y que os se explicar es Stellarium. Existe para todos los dispositivos habituales, Android (existe una versión avanzada de pago), iPhone (solo versión de pago), web y PC.

Otra funcionalidad algo mas avanzada pero también súper interesante, es la de cambiar la ubicación y fecha en la aplicación, de forma que nos pueda mostrar cómo se verá el cielo en otro lugar, otro día a una hora en particular. Esto te permite planificar una salida, saber a qué hora se verá cada astro, hacia dónde, cuál no se podrá ver, etc.

Esta funcionalidad es la que utilizamos en la entrada anterior del blog, para explicar cómo se vería el cielo mirando al Norte y al Sur en Colmenarejo el 8 de julio por la noche. Por eso sabíamos que habría que trasnochar algo mas de lo habitual si queríamos ver Saturno y Júpiter, porque hasta pasadas las 00:00 no se verían fácil.

Otra curiosidad de esta misma funcionalidad es la de poder observar digitalmente efemérides astronómicas pasadas o futuras. Una efeméride astronómica es un hecho relevante en la observación del cielo. Por ejemplo, un eclipse solar, un eclipse lunar, una conjunción de planetas,…

¿Alguien recuerda cuándo fue el último eclipse solar total o anular que se vio desde España? Pues fue el 3 de octubre de 2005 a las 10:28 am. Configuremos la aplicación para ir a ese momento del tiempo y ver cómo se vivió desde Madrid:

Así es como en la entrada anterior del blog, os mostramos la última conjunción de Júpiter y Saturno del año pasado vista desde Madrid.

Pues nada, ahora si que no hay excusa para ser (o parecer) un astrónomo experto en esas jornadas de geocaching nocturno. ¡A disfrutar de las estrellas este verano!

De paseo por el cielo

jmordax, junio 2021

Llega el verano y con ello el calor. Es el momento de los cachés nocturnos y cómo no, el de echar un vistazo al cielo: descubrir las estrellas, los planetas, las galaxias…

¿Sabes identificar algunas de las constelaciones, estrellas y planetas mas relevantes de nuestro cielo? Hoy te queremos ayudar.

Vamos a empezar con lo mas sencillo, algunas de las estrellas y constelaciones circunpolares, que son aquellas que podemos ver siempre, da igual la época del año, mirando hacia el Norte.

Para ello vamos a ayudarnos de una instantánea del cielo orientación Norte el día 8 de julio en Colmenarejo a las 00:00. ¿Cómo conseguir dicha imagen? Eso lo dejamos para una próxima entrada.

Siempre comenzamos buscando el carro de la Osa Mayor, cuatro estrellas en forma de cuadrilátero con una cuerda saliendo de una de sus esquinas formada por otras tres estrellas.

¿Ya lo tienes ubicado? Pues es el momento de ir a buscar la famosa estrella Polaris, comúnmente conocida con el nombre de Estrella Polar. Esta estrella es famosa por marcarnos el Norte y servir de orientación a viajeros y navegantes. Este hecho variará dentro de miles de años debido a un movimiento de la Tierra denominado precesión, donde va variando la inclinación del eje de la Tierra. Pero no nos distraigamos ahora con este concepto y sigamos con su búsqueda.

Para ubicarla, usaremos la siguiente regla mnemotécnica: desplazar el segmento formado por las dos estrellas finales del carro de la Osa Mayor más o menos en línea recta en la dirección contraria a donde gira la cuerda unas cinco veces (en la imagen podemos ver que la cuerda sube girando hacia la izquierda, por tanto, nosotros iremos hacia la derecha).

Si lo hacemos bien, deberíamos toparnos con una estrellita cuya intensidad de luz no destaca, pero desde la que, si ampliamos un poco la zona de observación, descubriremos que es la punta de la cuerda de la Osa Menor, un carro como el anterior pero más pequeño e invertido.

Pues bien, ya tenemos las dos constelaciones mas sencillas y famosas del Hemisferio Norte, junto con la estrella mas importante, Polaris o Estrella Polar.

Como todos sabemos, la Tierra tiene dos movimientos principales: traslación (movimiento alrededor del Sol) y rotación (movimiento giratorio sobre si misma) Este segundo movimiento de rotación se realiza en base a un eje que la atraviesa de Norte a Sur y que podemos imaginar como entra desde fuera desde la Estrella Polar. Todo girará alrededor de dicho punto, y ese es el truco de un tipo de fotografía nocturna habitual que consiste en poner en el centro del objetivo la Estrella Polar y dejar el obturador abierto horas, de manera que obtendremos una foto de estrellas movidas de forma circular alrededor de la Estrella Polar. ¡No! No se mueven ellas, nos movemos nosotros.

Ya solo nos quedan tres constelaciones adicionales para hoy mirando al Norte, el Dragón en forma de S atravesando entre las dos Osas y englobando con su cuerpo la Osa Menor, con una cabeza en forma de cometa.

Si prolongáramos el segmento de la Osa Mayor anterior, dos veces mas (es decir, siete veces desde el principio) llegaremos al tejado de Cefeo, otra constelación sencilla de identificar. ¿Por qué decimos tejado? Fijaros bien en su forma, se trata de una casa como las que dibujábamos cuando éramos pequeños (y…. no tan pequeños).

Y ya solo nos quedaría su compañera, Casiopea, junto a la casita en forma de W.

¿Qué tal hasta aquí? Sobre el papel parece siempre fácil, pero hay que ponerse y practicar.

Vamos a girarnos ahora, y mirar hacia el Sur. Esta parte está ya fuera de la zona circumpolar, es decir, lo que veamos en ella dependerá de la estación del año. Las constelaciones que van pasando por ella serán distintas dependiendo de la posición de la tierra respecto al Sol. No vamos a identificar constelaciones esta vez pero si comentar algunos temas interesantes de esta otra zona del cielo.

Usemos de nuevo la instantánea de cómo estará el cielo en Colmenarejo el día 8 de Julio a las 00:00 mirando al Sur.

Lo primero que destaca es la Vía Láctea. La Vía Láctea es la Galaxia a la que pertenece el Sistema Solar, formado por el Sol y los distintos planetas que giran a su alrededor entre los que nos encontramos nosotros, la Tierra. Es esa franja lechosa que se ve casi perpendicular al horizonte. Sin duda alguna un objetivo la mar de agradecido en la fotografía nocturna.

En verano, podríamos decir que la constelación por definición es Escorpio, fácil de reconocer por su forma de escorpión con cola en espiral y Antares, como punto de unión con el cuerpo formado por tres estrellas en tridente.

Aunque pueda sorprender, las estrellas tienen color, desde el blanco y el azul hasta al amarillo, naranja y rojo. Si nos fijamos en concreto en Antares, veremos que se diferencia muy bien del resto por su color rojizo.

Precisamente su nombre viene por culpa de su color. Antares en griego significa “el opuesto a Ares”, ¿y quién es Ares? Pues en griego es Marte, que como todos sabemos se le llama el planeta rojo. Tanto Antares como Marte son los dos puntos rojizos mas sencillos de ver e identificar en el cielo.

Y eso nos lleva al tema de los planetas, porque de momento hemos hablado sólo de galaxias (la Vía Láctea), estrellas (Polaris y Antares) y constelaciones o agrupaciones visuales de estrellas (Osa Mayor, Osa Menor, Escorpio…). ¿Y los planetas? ¿Podemos ver los planetas?

La respuesta es si, aunque ya es un tema mas difícil puesto que a simple vista se ven como una estrella mas. La única diferencia que podemos percibir a simple vista es que carecen de ese titilar de las estrellas (esa sensación de que la luz no es constante, sino que a veces parpadea o cambia de intensidad). El motivo es que las estrellas generan luz, mientras que los planteas no, se limitan a reflejarlo. El reflejo hace que la luz no sea unidireccional, sino que salga en múltiples y diversos ángulos consiguiendo una homogeneización y su percepción sea de misma luz constante.

Dicho esto, la observación de un planeta tipo Júpiter o Saturno es de lo mas impresionante en la iniciación a la astronomía. El único problema es que no basta la simple vista, sino que necesitamos utilizar algún tipo de óptica especial. No obstante, nada del otro mundo, con unos prismáticos medio buenos o un telescopio terrestre (de los utilizados en la observación de aves por ejemplo) nos puede valer. Obviamente, contar con un telescopio astronómico es lo mejor, pero no es habitual contar con él cuando estamos empezando.

A finales del año pasado, en concreto el 21 de diciembre de 2020, tuvimos la oportunidad de disfrutar de la conjunción de Júpiter y Saturno. Aquí tenéis la imagen simulada de aquella tarde-noche:

Esta imagen nos ayuda a comentar el porque son interesantes de observar estos dos planetas.

Mientras que observar Venus o Marte, dos planetas sencillos de localizar, nos aportarán una bolita azulada o rojiza respectivamente, como se puede observar en la imagen Júpiter y Saturno nos darán mucho más juego.

Con Júpiter podremos observar sus franjas de color y unos cuatro puntitos brillantes en línea recta que son sus satélites. Unas veces los veremos a un lado, otras a otro y otras a ambos lados. Dependerá del momento y el movimiento de traslación de este alrededor del planeta. Incluso alguna vez nos faltará alguno porque esté tapado por él. Júpiter tiene muchos mas satélites, pero son cuatro los que por tamaño podemos observar habitualmente con la óptica casera que ya hemos comentado: Io, Europa, Ganymede y Callisto.

Por su lado, Saturno llama la atención por sus anillos.

Pues bien, el 8 de Julio en Colmenarejo, a las 00:00, mirando hacia el Sureste tendremos ambos, pero muy muy cerca del horizonte, lo que puede complicar su observación. Pero si los hay trasnochadores que aguanten mas tiempo, se irán elevando con el paso de las horas.

Son miles los temas de los que podríamos hablar en cuanto al cielo, es todo un mundo por descubrir. Con esta entrada dejamos algunas pinceladas de distintos temas que esperamos hayan sido de vuestro interés. Ya solo nos queda desearos una buena noche de observación. ¡Pasarlo muy bien y compartir vuestras fotos en el formulario adjunto!

Observando aves subalpinas de la mano de los cachés de asgato y Robermula

jmordax, junio 2021

A poco mas de dos horas de Madrid, nos encontramos con la Sierra de Gredos, un paraje natural espectacular con unos paisajes, una fauna y una flora sin igual. Y en concreto en primavera y comienzo del verano existe la oportunidad de observar distintas especies de aves que no son fáciles de ver en otras épocas del año.

Nos referimos a las aves subalpinas, aves que viven en las laderas altas de nuestras montañas. La primavera es ideal por varios motivos:

  • Aparecen algunas especies migratorias que vienen a la Península Ibérica a criar.

  • La vegetación está en flor, destacando los piornales con su flor amarilla.

  • El clima es suave y no hay nieve que dificulte el acceso.

A pocos kilómetros de la localidad de Hoyos del Espino, nos encontramos con la “Plataforma de Gredos”. Se trata de una zona de aparcamiento desde la que salen distintas rutas de treking por las cumbres de la Sierra de Gredos. Hay multitud de opciones y en todas ellas se pueden observar las mismas especies. Solo hay que ir pendiente y como siempre ocurre en la Naturaleza tener un poco de suerte.

Junto con nuestro kit de geocaching, es importante no olvidar unos prismáticos para buscar y observar, gorra y crema solar, agua, comida y algún cortafríos o chubasquero. Recuerda que esto es la montaña.

La ruta comentada en esta entrada es circular, pero ojo, no es para todos los públicos por su dureza y desnivel. Obviamente, no hace falta hacerla completa para observar las distintas especies que vamos a comentar. Solo si además de ver aves quieres firmar todos los cachés.

La serie se llama SIERRA DE GREDOS. Consta de doce cachés, seis de asgato y seis de Robermula. El primer caché es: GC7DH8P. Bajarse toda la información al móvil previamente porque una vez te adentras en las cumbres se pierde toda la cobertura.

Ya según aparcamos y dejamos el coche, seguro que nos llamará la atención el canto del Escribano Hortelano por lo musical. Un barrido con los prismáticos de los arbustos y piornos, así como rocas aisladas que utilizan como posaderos guiados por el soniquete, seguro que nos permitirá marcar la primera especie.

El Escribano Hortelano es de cuerpo marrón claro, cabeza gris y unos bigotes amarillentos que lo hacen inconfundible.

Ascendiendo hacia el acceso a la montaña, pasamos por un quiosco de bebidas y una parada de autobús. Alrededor de dicha parada suele verse con facilidad al Avión Roquero volando a toda velocidad. Es similar a un Avión Común, pero totalmente gris con unas manchitas blancas en la cola.

Avanzamos y por fin llegamos al final de la garganta donde nos encontraremos un pluviómetro. En sus alrededores si no antes, veremos seguro a otra de las subalpinas habituales, la Collalba Gris. El macho es inconfundible por su blanco chillón y ese antifaz negro en sus ojos. La hembra y los juveniles no son tan triviales, pero con un poco de práctica y la guía de fotos que recomendamos en una entrada anterior se identifican sin problema.

Escribano Hortelano - jmordax

Collalba Gris - jmordax

Tras el pluviómetro vemos los restos del antiguo remonte donde se encuentra el primer caché de la serie.

A partir de aquí iremos ascendiendo de manera muy suave hacia el Puerto de Candeleda. El camino transcurre por una zona de pastizal donde no será extraño cruzarse con algún rebaño de vacas.

Durante todo este camino, nunca debemos de perder de vista los grandes roquedos que tenemos a nuestra derecha. Estas grandes formaciones rocosas son el hábitat de una de las joyas por sus vivos colores, el Roquero Rojo. Con suerte le veremos rebuscando en las rendijas para encontrar algún insecto que llevarse al buche.

Seguimos avanzando y llegaremos a una “olla” desde donde a la derecha se ve el famoso Refugio del Rey actualmente en ruinas. En este punto es donde los no muy montañeros pueden parar y dar la vuelta, puesto que desde aquí comienza un buen desnivel hasta el Puerto de Candeleda y posteriormente al Refugio del Rey.

Eso si, no sin antes sentarse un rato y dar una buena batida de prismáticos al piornal. Toda la ladera de la izquierda está cubierta por una gran cantidad de este tipo de arbusto característico de estas cumbres y que es el lugar de anidación de otras dos especies importantes de la zona: la joya de la corona para mi gusto, el Ruiseñor Pechiazul y el Acentor Común.

Por número, el Acentor es mucho mas sencillo de ver. De hecho, seguro que de camino has visto varios. Pero cuando ves un Pechiazul se te cambia la cara, ese colorido, esa pose cantando. Difícil de olvidar. Echar un rato y tener paciencia, esto no es un zoo y hay que esperar y buscar y buscar hasta dar con él. Y evidentemente no es este el único lugar, de camino habréis pasado por numerosos parches de piorno y seguro que allí también había escondido algún individuo.

Roquero Rojo - Tracaman Team

Ruiseñor Pechiazul - jmordax

Bien, si eres de los valientes que sigue el itinerario de la serie propuesta por asgato y Robermula, terminarás llegando al Refugio del Rey. Y aquí, aunque no sea un ave, suele ser relativamente sencillo encontrarse con la reina de Gredos, la Cabra Montés. Y si tienes suerte, encima verás algún macho con cornamenta potente. Este es un muy buen momento para parar a descansar y comer, disfrutando de las inmejorables vistas de la sierra.

Desde aquí ya empezamos el descenso hacia la Plataforma de nuevo, aunque lo hacemos por una senda distinta. En todo momento debemos ir atentos a los cantos y siluetas que se muevan por las rocas y arbustos porque sigue habiendo opciones de ver a cualquiera de las especies mencionadas.

Acentor Común - jmordax

Cabra Montés - jmordax

La senda termina en una amplia pradera de pastos, por la que cruza el camino empedrado que dejamos al inicio para salirnos hacia el pluviómetro y el antiguo remonte. En esta pradera es muy común escuchar y observar a la Alondra Común. Uno de sus comportamientos característicos es el de cantar como si no hubiera un mañana en el aire, a gran altura para luego dejarse caer planeando al pastizal. Es de color marrón bastante sosa si la comparamos con alguna de las especies ya comentadas. Pero no deja de tener su encanto.

Una vez estamos en el camino empedrado, comenzamos el retorno de nuevo por la garganta inicial. Nuevamente no dejemos de mirar a ambos lados. Todo el roquedo es hábitat del Roquero Rojo y sigue habiendo oportunidad de verlo, aunque haya mas gente e incluso se encuentre cerca el aparcamiento con los coches.

Alondra Común - jmordax

Escribano Montesino - jmordax

Otra especie que se suele ver con facilidad en la garganta es el Escribano Montesino, similar en aspecto a su pariente el Hortelano, pero con un colorido mas sobrio y en vez de bigotes amarillos, su seña de identidad es el rayado gris y negro de la cabeza. Sin duda otra ave la mar de bonita.

Ya en el aparcamiento, es momento de sentarse en el quiosco de bebidas si es que está abierto a tomarse algo fresquito y repasar todas las especies observadas. Y si aun te quedan fuerzas, no dejes de firmar el caché del punto kilométrico que tienes a menos de 20 metros. ;-)

Guía de aves de bolsillo

jmordax, junio 2021

Todo geocacher, excepto contadas excepciones, sale provisto siempre de su móvil con un conjunto de apps que le ayuda en la búsqueda y captura de los cachés. ¿Y por qué no aprovechar y añadir un par de apps más que nos ayuden con la identificación de las aves?

Existen multitud de opciones, pero estas dos son de las que conozco y he utilizado, las mejores.

Aves de España

Empezaremos por “Aves de España”. Una guía multimedia (no solo incluye textos sino también fotos, vídeos y audio) de todas las aves que podemos encontrar en la Península Ibérica. Y encima, es gratuita y sin rollos de publicidad y/o compras embebidas.

Es de SEO/BirdLife y existe tanto para Android como para iPhone, incluso tenemos la opción pura web aunque es algo mas incómoda para consultar en el móvil estando en el campo. Las puedes descargar directamente pulsando cada uno de los links.

Un detalle importante, es que no requiere conectividad para el acceso a la guía y ficha principal de cada especie.

La usabilidad es muy sencilla. Entramos y vamos directamente a la opción de guía de aves. Se nos mostrará un listado en orden alfabético de todas las aves y simplemente con pulsar sobre una llegaremos a la ficha con el detalle de esta.

En la ficha nos encontramos de un plumazo con toda la información relevante de la especie (dibujo para su identificación resaltando las características mas reseñables, acceso a fotos, vídeos y audios de la especie, si es residente o no, estival o invernal, etc) junto con un texto extenso explicativo de todos los detalles de hábitat, comportamiento, alimentación, reproducción…

BirdNET: Bird sound identification

Y la otra aplicación de la que os quería hablar es “BirdNET: Bird sound identification”. Si, como muchos estaréis intuyendo por su nombre, se trata de un Shazam pero en vez de reconocimiento de canciones, de canto de aves. Es una pasada de herramienta sobre todo si nos estamos iniciando y no sabemos reconocer todavía las aves por su canto.

Nuevamente se trata de una opción gratuita, sin publicidad ni compras embebidas disponible tanto para Android como para iPhone, y también en modo web, que podrás encontrar en los links anteriores.

Al contrario de lo que ocurría con la app anterior, esta si necesita conectividad para identificar los cantos grabados. Aunque siempre nos queda la opción de realizar la identificación a posteriori una vez tengamos cobertura.

Su usabilidad es también muy sencilla. Básicamente consiste en grabar el audio ambiente, seleccionar el tramo que nos interesa de la grabación (visualmente podemos ver las distintas frecuencias de los sonidos grabados y relacionarlas con lo que hemos oído y queremos identificar) y decirle que lo analice.

Pulsando sobre el resultado obtenido, navegará a Wikipedia por defecto para mostrarnos información de la especie. Aunque podemos ir a la app que comentamos anteriormente y buscarla allí.

En todas mis pruebas sobre el terreno los últimos meses, el 99% de los casos identificó perfectamente la especie en cuestión. Y solo un 1% no supo o la identificó con un % de duda.

Por cierto, muy gracioso tratar de engañarla con una imitación propia. Inténtalo. ;-)

Empecemos con los pajarillos

jmordax, mayo 2021

Para empezar, compartimos unas fichas orientadas a los mas pequeños de la casa aunque el contenido es totalmente válido también para los mayores. Se trata de una recopilación de las aves mas comunes en nuestra ciudad, resaltando sus características mas reseñables para facilitar su identificación visual. Todas ellas se pueden observar relativamente fácil en nuestros parques, incluso algunas de ellas en plena ciudad.

Guía pajaros niños v2.pptx

¿Las conocías todas? ¿Hay alguna nueva? Cuéntanos en los comentarios qué especies de las listadas has visto y dónde. ¿Yendo al cole? ¿A comprar? ¿A trabajar?

Enviadnos vuestras fotos (da igual la calidad) de los pájaros que veáis en vuestras salidas geocacheras, identificando qué pájaro es y dónde lo habéis visto. Y si vieras alguna que no encuentras en las fichas mándanos una descripción, una foto, el lugar... y trataremos de entre todos ayudarte a identificarla y actualizar el material. Y no olvidéis indicar el nombre de vuestro equipo en el formulario. Entre todas las contribuciones que recibamos, prepararemos algunos detallitos para regalaros cuando nos veamos.

Un saludo a todos y ¡feliz geoWILDcaching!